¿Cuánto hay que descansar después de una sesión de entrenamiento?

 

Los que entrenamos con la finalidad de ganar masa muscular normalmente llevamos a cabo sesiones de entrenamiento sobrehumanas, hacemos incapié en el ejercicio cardiovascular para mantener un índice de grasa bajo y llevamos una alimentación equilibrada y adaptada a nuestros objetivos y utilizamos suplementación para que nuestro cuerpo esté siempre en un estado anabólico óptimo.

Pero hay un aspecto que muchos culturistas pasan desapercibido a la hora de planificar nuestra puesta en forma. El descanso. Nada de lo que he comentado anteriormente será 100% efectivo si no damos al descanso la importancia que se merece.

 

Durmiendo liberamos hormonas.

El motivo por el que el sueño influye en nuestros resultados a la hora de ponernos en forma es porque nuestro cuerpo cuando dormimos libera hormona de crecimiento. Durante el rato que estamos durmiendo es el momento del día en el que más cantidad de esta hormona de crecimiento está estrechamente relacionada con el crecimiento del tamaño muscular, tu objetivo es maximizar esta hormona todo lo que puedas.

Los hombres que duermen menos tienden a notar un declive en sus ganancias de masa muscular, así como a mostrar niveles más altos de cortisol.

 

Reparación muscular.

Este proceso, que se realiza mientras duermes, muestra más la independencia entre el crecimiento muscular y el sueño. Cada vez que entrenamos con cargas en el gimnasio y sobrecargamos los músculos, creamos pequeñas microfisuras en el tejido muscular. Cuando estas microfisuras se reparan durante los periodos de descanso es cuando notas fuerza y aumento de tamaño; por lo tanto, privarte de las ocho horas diarias de sueño disminuye tu capacidad de desarrollo muscular.

 

Mantenimiento metabólico.

Si esperas aumentar masa muscular sin ganar grasa corporal en el proceso o buscas eliminar tu exceso de grasa manteniendo el nivel de músculos que tienes, debes asegurarte que tu metabolismo funcione correctamente. Para ello, tu cuerpo debe reaccionar saludablemente al consumo de carbohidratos, mantener un alto índice metabólico y mostrar un buen sistema de hambre y apetito. Sin embargo, cuando duermes poco todos estos factores se alteran, comenzando por los niveles de azúcar en la sangre, que te llevan a un estado similar al de la diabetes.

Finalmente, la falta de sueño tiende a suprimir la hormona tiroidea, que es el regulador principal del número de calorías que quemas diariamente.

 

1 Comentario

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *