¿Qué nos aportan los frutos secos?

Muchos deportistas tienen un concepto equivocado sobre lo realmente importante que son los frutos secos en una dieta. Muchos piensan que los frutos secos únicamente son una golosina cargada de grasa, cuando lo que realmente nos dan un gran aporte calórico, grasas saludables y proteínas, motivo más que suficiente para considerarlo un alimento altamente nutritivo.

Pero, ¿Qué nos proporcionan, además, los frutos secos?

Energía: Son los elementos naturales que más calorías nos aportan por unidad de peso.

Grasas: Más o menos la mitad de su peso está formado por grasa líquida (aceite), muy rica en ácidos grasos mono y poliinsaturados. Si queremos especificar un poco más, diremos que las nueces son especialmente ricas en ácido alfa-linolénico, un ácido graso Omega-3.

Por todo ello, los frutos secos reducen el colesterol LDL (nocivo), aumentan el colesterol HDL (beneficioso) y protegen de la arteriosclerosis.

Proteínas: Después de las legumbres, los frutos secos son el alimento natural más rico en proteínas. En general, su contenido supera al de la carne, el pescado, los huevos y los cereales.

Minerales: Los pistachos y el cacahuete son los frutos secos más abundantes en hierro, mientras que la almendra lo es en calcio. Tanto las semillas como los frutos secos son ricos en abundancia en magnesio y fósforo.

Vitaminas: Son una gran fuente de vitaminas B1, B2, B6, E, ácido pantoténico y folatos. El 75% de la vitamina B1 se destruye al tostarlos, así que si podéis, tratarlos de consumir preferentemente crudos.

Los frutos secos, además, son una buena fuente de colina, factor vitamínico que forma parte de la lecitina y que favorece el buen funcionamiento del hígado.

Oligoelementos: Son muy ricos en zinc, magnesio, cobre y selenio.

 

Publicar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *